El británico Lewis Hamilton (Mercedes) gana en el GP de Italia, territorio de Ferrari.

Lewis Hamilton conquistó la sexta victoria de la temporada en el GP de Italia, después de superar a Kimi Räikkönen en una vibrante pelea estratégica en boxes.
 
El británico dejó sin fiesta a los ferraristas que coparon las gradas, pese a que eran los grandes favoritos tras consumar un doblete en la clasificación. Sebatian Vettel vio cómo sus opciones de victoria se acababan en la primera vuelta. El alemán estaba intentando sujetar a Lewis Hamilton cuando este, en una valiente acción, se metió en la entrada de la cuarta curva para desesperación del de Ferrari, que al intentar cerrarle, acabó rompiendo su propio alerón con un trompo incluido. Al final, acabó 4º, lo que le permite minimizar los daños.
 
Mientras, por delante Räikkönen se convirtió en el principal y único argumento de los ‘tifosi’. La lucha de estrategias en boxes hizo que Bottas se convirtiese en juez de la batalla entre el único Ferrari en liza por la victoria, toda vez que sacrificó su propia carrera retrasando su entrada a boxes para frenar al máximo a su compatriota y ayudar a su compañero a que le cazase. Esto hizo que llegasen al último tercio de carrera prácticamente pegados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *