CICLISMO: Chris Froome y sus pedales firmes hacia París

El británico Chris Froome (Sky) disfrutó este lunes de la primera jornada de descanso del Tour de Francia convencido y confiado en mantener el maillot amarillo hasta la capital francesa.
Froome reposó y a pesar de tener que seguir comentando su incidente con Fabio Aru (Astana) y el disgusto de la retirada de su amigo Richie Porte (BMC Racing), el líder sonríe ante un escenario que se le presenta favorable para seguir haciendo historia en el Tour de Francia.

Sus rivales coinciden en que le ven menos fuerte, pero en la crono inicial, en La Planche des Belles Filles y en la infernal etapa del Monte del Gato logró abrir diferencias pequeñas con los rivales menores y grandes con los enemigos a batir de antemano.

De momento el defensor del título no ha resuelto la carrera ante la semana de Pirineos, pero tampoco se ha visto amenazado por sus rivales.

El italiano Fabio Aru, segundo en la general a 18 segundos, ha sido el único que se ha atrevido a `toser´ a Froome.
El francés Romain Bardet (Ag2r-La Mondiale) es tercero a 51 segundos y con su estilo guerrillero apunta a ser un estorbo para el líder.

Este martes sigue el Tour después del largo traslado de Chambéry a Perigueux. Después de un fin de semana estresante con los grandes puertos del Jura y las caídas, la carrera afrontará dos etapas seguidas para que vuelvan a aparecer los sprinters, y que Marcel Kittel, que tiene tres victorias, siga apuntalando el maillot verde.

El jueves se presenta la jornada reina de los Pirineos con el Port de Balés (Especial), el Peyresourde (1ª Cat.), y Peyragudes (2ª Cat.), con final en alto. Los favoritos, de nuevo a escena.

Para el viernes otro capítulo de montaña, una minietapa de 101 kilómetros con tres puertos de primera encadenados. Volverá la emoción del descenso, ya que la cima del último, el Mur de Peguere, se encuentra a 26 kilómetros de la meta de Foix.

El fin de semana será menos explosivo que el anterior. Una ocasión para los sprinters el sábado y el domingo otra etapa con cuatro puertos que no debe resultar trascendente.

Perigueux será el punto de partida de la décima etapa que conducirá al pelotón a Bergerac a través de 178 kilómetros. Los hombres de la general a ahorrar fuerzas, curar heridas y aliviar golpe; los sprinters que quedan, a lo suyo: hacer valer su velocidad.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *