FÚTBOL: Luis Manuel Rubiales Béjar la nueva cabeza de la Real Federación Española de Fútbol

Ex futbolista de Guadix, Mallorca B, Lleida, Xerez, Levante y Alicante se convierte en el vigesimocuarto presidente de la Real Federación Española de Fútbol después de dar un vuelco a las previsiones.
 
No se esperaba que el exfutbolista alcanzara la presidencia en una Asamblea que parecía tener controlada Juan Luis Larrea, el eterno tesorero de Ángel María Villar y perdedor ante Rubiales de estas elecciones de este jueves.
 
Lo ha logrado con victoria, en la primera votación, por 80 votos a 56, con uno en blanco y dos ausencias.
 
Presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) desde 2010 hasta noviembre de 2017, cuando dimitió para dar el salto a la RFEF, Luis Rubiales accede al cargo con el calificativo de ‘delfín’ de Villar, un apelativo que le perseguirá siempre, del que no rehuye (tampoco se vanagloria) y que ahora puede ser una tara pero que él se ganó al ser el oxígeno del expresidente en los últimos años.
 
Luis Rubiales se alejó de Ángel María Villar cuando el vasco tocó la cárcel, maquillando el apoyo que antes le había brindado.
 
Luis Rubiales es un apasionado sindicalista que saltó a la fama en su época de jugador en el Levante, cuando lideró a su plantilla llevándola a la huelga en 2008. Ya como presidente de la AFE, sustituyendo a Gerardo González Movilla, amenazó con varias huelgas que pusieron en jaque al fútbol español y llegó incluso a retrasar el comienzo de la temporada 2012/13 como forma de protesta por los impagos que algunos equipos cometían. Nunca antes la AFE había sido tan reivindicativa y activa. Rubiales llegó a involucrar a grandes futbolistas, demostrando así su poder de liderazgo y su penetración en los vestuarios no solo del fútbol más humilde sino también en aquellos más grandes.
 
Rubiales ha hecho hasta 80.000 kilómetros por España para alcanzar la presidencia, a la que llega con el voto decisivo de las federaciones territoriales y del fútbol no profesional, quizá el que más conozca junto al colectivo de jugadores. Tiene mérito, porque el fútbol profesional y los árbitros (los que siempre han mandado) apoyaban a Juan Luis Larrea.
 
Con 40 años, Luis Rubiales llega a la silla más preciada del fútbol español contra todo pronóstico. El ‘delfín’ de Villar ganó al tesorero y amigo fiel de Villar. Ahora Rubiales alcanza el lugar en el que se toman las decisiones.

 

Deja un comentario