FÚTBOL: El Madrid gana en el Camp Nou a base de golazos y casi sentencia la Supercopa (1-3)

Dos golazos de Cristiano Ronaldo y Sergio Asensio en la recta final del partido dieron este domingo la victoria al Real Madrid ante el Barcelona (1-3) en la ida de la Supercopa de España, disputa en el Camp Nou, y dejaron muy encarrilado el título para el conjunto blanco.

El equipo de Zidane tampoco lucía esta noche de blanco, como es habitual, sino con su nuevo uniforme azulado que se mimetizaba con el césped y casi se confundía con el azulgrana del eterno rival.

Fue un ‘Clásico’ atípico, empezando por el ambiente en las gradas, donde miles de turistas compartían zona del estadio ataviados con las camisetas del Barça y del Madrid, indistintamente. Y acabando por el terreno de juego, donde no aparecieron en el once ni Cristiano Ronaldo (de nuevo suplente) ni Neymar, fugado al PSG y a quien Deulofeu intentó hacer olvidar hoy sin éxito.

La primera ocasión fue para el Barcelona. Un remate algo forzado de Luis Suárez que Keylor Navas atajó sin problemas. El peligro, por el conjunto blanco, casi siempre lo llevó Isco por la izquierda, primero con un tiro escorado que pegó en el exterior de la red y después con un centro para que Bale conectara una volea y obligara a lucirse a Ter Stegen por primera vez.

Todos los goles llegaron en la segunda parte. Con un gol en propia puerta de Piqué, que desvió al fondo de la red un centro por la izquierda de Marcelo a los cinco minutos de la reanudación. A partir de ahí, el choque se animó. El Barça replicaría con un cabezazo de Luis Suárez que Keylor Navas enviaba a córner y con una doble centro de Aleix y Vidal y Deulofeu, que Messi, en boca de gol, no atinaba a cazar en boca de gol.

El partido estaba en el punto ideal para la irrupción de Cristiano, y Zidane lo hizo jugar la última media hora. El portugués se convirtió, desde su salida, en el auténtico protagonista del partido. Le anularon un gol, por fuera de juego, antes de que Messi empatara, al transformar un penalti que Luis Suárez forzó exagerando su caída en un mano a mano ante Navas. Burgos Bengoetxea cayó en la trampa del uruguayo y el Barça puso el empate a uno en el marcador en el minuto 77.

Pero fue Cristiano quien, en una contra, quebró la cintura de Piqué y envió un obús por toda la escuadra de la portería de Ter Stegen. El luso se sacó la camiseta y se lució para celebrarlo, lo que le llevó a ver la primera amarilla. En la jugada siguiente, en una pugna con Umtiti se fue al suelo y el arbitro le mostró la segunda al entender que había intentado simular penalti. Cristiano se fue, a falta de ocho para el final, tras darle un empujón a Burgos Bengoetxea y el Barça intentó aprovecharlo para buscar el 2-2, pero demasiados riesgos en los azulgranas, a quienes Marco Asensio, que acaba de entrar, sentenciaba, en el 90, con otro golazo por toda la escuadra.

Y casi sentencia la Supercopa (1-3)

Deja un comentario